Descubierto por azahar

Por: Laura Vaillard

Como una niña pequeña quería saltar para alcanzar una de esas jugosas naranjas. Quería estirarme, treparme a los árboles para revivir aquellas tardes de verano que pasaba en Santa Fé con mis primos y mi hermano caminando por los tapiales arrancando ciruelas y naranjas de los árboles frutales.

Como ya no soy una niña, y no está bien visto que una señorita gradulota se ande trepando a los árboles en el medio de la ciudad, contuve mi instinto y me limité a sacarle fotos a esta hermosa calle de los naranjos: Hipólito Yrigoyen a la altura de España al 500 en la ciudad de Tandil de la Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Aunque la fruta se veía tentadora, al tratarse de naranjas salvajes, no se pueden comer ya que son extremadamente amargas. ¡Con razón había tantas en los árboles!

Para recordar una tarde de primavera bañada por sol y naranjas, los dejo con la canción compuesta por Homero y Virgilio Expósito que hizo conocida Roberto Goyeneche: Naranjo en Flor.

Era más blanda que el agua,
que el agua blanda,
era más fresca que el río,
naranjo en flor.
Y en esa calle de estío,
calle perdida,
dejó un pedazo de vida
y se marchó…

Primero hay que saber sufrir,
después amar, después partir
y al fin andar sin pensamiento…
Perfume de naranjo en flor,
promesas vanas de un amor
que se escaparon con el viento.
Después…¿qué importa el después?
Toda mi vida es el ayer
que me detiene en el pasado,
eterna y vieja juventud
que me ha dejado acobardado
como un pájaro sin luz.

¿Qué le habrán hecho mis manos?
¿Qué le habrán hecho,
para dejarme en el pecho
tanto dolor?
Dolor de vieja arboleda,
canción de esquina
con un pedazo de vida,
naranjo en flor.

Primero hay que saber sufrir,
después amar, después partir
y al fin andar sin pensamiento…
Perfume de naranjo en flor,
promesas vanas de un amor
que se escaparon con el viento.
Después…¿qué importa el después?
Toda mi vida es el ayer
que me detiene en el pasado,
eterna y vieja juventud
que me ha dejado acobardado
como un pájaro sin luz.

Artículos relacionados:

El castillo que nunca tuvo rey

El Castillo Morisco, El Calvario (Via Crucis)

El Dique

El Centinela, un guardián en las alturas

La calle de los naranjos descubierta por azahar

La Movediza

Cerro Los Leones

Anuncios

16 comentarios en “Descubierto por azahar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s