San Expedito, Patrono de las causas urgentes

19 de Abril

Todos los 19 de Abril, las iglesias se colman de devotos de San Expedito que va a pedir y agradecer su ayuda.

San Expedito vivió a principios del siglo IV, durante el imperio de Diocleciano, fue comandante de una legión romana y se encargó de defender al Imperio Romano de los bárbaros asiáticos durante el imperio de Diocleciano.

Se dice que durante el momento de conversión al cristianismo, se le apareció el Espíritu del Mal es forma de cuervo gritando “Cras… Cras… Cras…”(que quiere decir Mañana…Mañana…Mañana en latín) para disuadirlo a que no se convierta. Sin embargo, San Expedito, tocado por la gracio divina, no hizo caso al anuncio y en vez, aplastó el cuervo con su pie diciendo: “Hodie… Hodie… Hodie…” (que en latín significa Hoy… Hoy… Hoy… ) para confirmar que no dejaría pasar el acto para otro momento.

Según http://www.expeditosan.com.ar/, “El 19 de abril de 303 DC, por orden del Emperador Diocleciano, fue sacrificado en Melitene, sede de una de las Provincias Romanas en Armenia junto con sus compañeros Caio, Galatas, Hermogenes, Aristonico y Rufo.”

Así como en vida peleó para defender su pueblo, tras su muerte sigue luchando por las causas urgentes de sus devotos. Sus seguidores afirman que cumple sus pedidos con rapidez, pero él también exige que nosotros cumplamos con aquello que prometimos.

Además de ser el patrono de las causas urgentes, también es Patrono de los Jóvenes, Socorro de los Estudiantes, Mediador en los Procesos y Juicios, Salud de los Enfermos, Protector en los Problemas de Familia, Laborales y Negocios, entre otros.

Hasta ahora, todas las veces que me sentí en apuros y recé a San Expedito, mi plegaria obtuvo respuesta. Espero que a ustedes también los ayude cuando lo necesiten.

A continuación dejo la oración a San Expedito para que puedan utilizarla cuando lo necesiten:

Oración al Poderoso San Expedito

Mi San Expedito de las causas justas y urgentes, intercede por mí junto a Nuestro Señor Jesuscristo, para que venga en mi socorro en esta hora de aflicción y desesperanza. Mi San Expedito tú que eres el Santo guerrero. Tú que eres el Santo de los afligidos. Tú que eres el Santo de los desesperados. Tú que eres el Santo de las causas urgentes, protégeme, ayúdame, otorgándome: fuerza, coraje y serenidad. ¡Atiende mi pedido! (hacer el pedido).

Mi San Expedito, ayúdame a superar estas horas difíciles, protégeme de todos los que puedan perjudicarme, protege a mi familia, atiende mi pedido con urgencia. Devuélveme la Paz y la tranquilidad. ¡Mi San Expedito! Estaré agradecido por el resto de mi vida y propagaré tu nombre a todos los que tienen Fe. Muchas Gracias.

Para Casos Muy Urgentes pueden rezar este Triduo: (Fuente: http://www.expeditosan.com.ar/rezos/triduo.htm)

Primer día

Glorioso San Expedito, vengo a implorar tu socorro y obtener de Dios, por tu intercesión, las gracias que solicito de su misericordiosa bondad.

Admiro tu dedicación y fidelidad al deber de estado. Por la manera por la cuál desempeñaste tus deberes de soldado y de jefe, enseñaste a todos que no hay estado de vida en el que no podamos santificarnos. Basta para eso cumplir cristianamente todas las obligaciones.

Concédeme pues, por los méritos que adquiriste delante de Dios en el cumplimiento de estos deberes, la gracia de cumplir yo también fielmente, los de mi propio estado sin jamás lamentarme ni acobardarme.

Concédeme además de eso, las gracias que solicito del cielo durante este Triduo.

Amén.

Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Segundo día

Gloriosos San Expedito, yo admiro en tí la rapidez con que en cualquier ocasión actuabas para el cumplimiento de tu deber. Por eso eres el modelo de la generosidad y del celo con que debemos dedicarnos al trabajo, muy especialmente de nuestra santificación.

Por los méritos que adquiriste de este modo, ven en auxilio de mi tibieza en la práctica de la virtud, a fin de que me separe completamente de los lazos que me ligan al pecado y que pueda darme más enteramente al servicio de Dios y del prójimo con generosa actitud.

Concédeme además de eso, las gracias que solicito del cielo durante este Triduo.

Amén

Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria.

Tercer día

Glorioso San Expedito, la prueba y el sufrimiento nunca te fueron evitados. Supiste aceptarlos con coraje y confianza. Y con el fin de asemejarte más al Divino Crucificado, no rehusaste de verter tu sangre por él. ¡Cuán lejos estoy de imitarte! Ante las menores pruebas y dificultades cotidianas, me lamento, gimo y a veces me revuelco, en vez de aceptarla fillialmente como venidas de la Divina Providencia.

Enséñame pues, a no lamentarme jamás y antes aceptar generosamente, para purgar mis faltas, todas las cruces que me reserva la Divina Providencia.

Concédeme además de eso, las gracias que solicito del cielo durante este Triduo.

Amén

Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria.

También pueden rezas una novena que pueden bajar haciendo click aquí.

lvaillard

Vida Surrealista de Un Viajante Sin Guía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s