Grafiti: arte urbano cuenta lo que las paredes callan

Por: Laura Vaillard

Foto: Grafiti de “Brujo” sobre Dorrego y Velazco

Las paredes de Buenos Aires están llenas de historia. Pero muchas veces no la escuchamos, no las leemos.

El sociólogo alemán Georg Simmel diría se debe a que “La vida en las grandes ciudades entumece nuestra capacidad de percibir lo que nos rodea. “

En mi caso no es tan así. Al contrario, soy muy mirona, muy curiosa y observadora. Desde chica me acostumbré a observar las casas, sus detalles y sus paredes.

Me “introduje” por primera vez en el mundo del grafiti cuando era adolescente junto a Juan Abba , mejor conocido como “Brujo” y Dano (Danilo Caruso). En aquel entonces era una simple espectadora (cosa que no ha cambiado), testigo de un delirio adolescente de los compañeros del secundario de una de mis mejores amigas.

Me acuerdo que en el invierno del ´97 nos juntábamos a ver fotos de los grafitis que pintaban en diferentes partes de la ciudad, los típicos “tags” o grafitis con el nombre de la persona con varios colores que pueden utilizarse para marcar trenes, subtes, colectivos o zonas de la ciudad.

Con el tiempo, fuimos creciendo y nos dejamos de ver, pero me quedó la costumbre de mirar grafitis; era una forma de seguir en contacto con ellos. De ver en qué andaban… si seguían haciendo lo mismo. A Dano, no lo vi más…perdí su rastro, aunque sí seguí viendo sus grafitis por Buenos Aires, uno hasta plasma su rostro junto al de Brujo.

Foto: Grafiti en Palermo cerca de Lapida y Mansilla

Por otro lado, las coincidencias de la vida me cruzaron con Brujo varias veces.

Muchos años más tarde, lo encontré haciendo grafitis en vivo en Auditorio Buenos Aires sobre el Buenos Aires Design en un festival de Hip Hop; había transformado su hobby adolescente en profesión; se había convertido en un artista urbano, es decir, un grafitero profesional.

Años más tarde me topé con otro de sus murales frente al Centro Cultural San Martín cuando iba a teatro. Y luego, lo encontré de casualidad un mediodía mientras pintaba con su mameluco azul un mural sobre la Calle Dorrego.

Foto: Grafiti de Juan Abba frente al Centro Cultural San Martín

Así como Brujo, en Buenos Aires existen muchos otros artistas urbanos como Nómada, o Gualicho (Pablo Harymbat), que adornan las paredes de Buenos Aires con sus obras.

Foto: Grafiti de Nómada en Castillo y Carranza

Foto: Grafiti de Gualicho, gentileza de Mooki-Straok

No estoy a favor de los grafiteros anárquicos que manchan las paredes de cualquier casa de familia ni con un “Marta te amo” ni con pinturas más elaboradas. Pero sí me gusta ver las creaciones de aquellos artistas que utilizan espacios urbanos o privados (con permiso) para expresar sus ideas y su arte, alegrando así las calles de la ciudad con sus obras.

Si tienen más, mándenlas a Laurita_la_viajera@hotmail.com y las subo cn gusto :).

Para ver más grafitis de Buenos Aires puede ingresar a este blog: http://claugraffitis.blogspot.com/

Más sobre Juan Abba: http://blogs.clarin.com/juan-abba/posts

Más sobre Gualicho: http://mooki-straok.blogspot.com/2009/01/gualicho.html

Diccionario: Gentileza de Revista Watt

Street Art – Se desarrolla en los espacios públicos. Puede incluir grafiti, stencil, intervenciones urbanas, instalaciones y stickers.

Grafiti – si bien el término pertenece al siglo XIX, su práctica se remonta hasta la prehistoria con las pinturas rupestres en las cuevas de Altamira. Es una práctica que se relaciona con la necesidad el hombre de dejar huellas. Durante el siglo XX, dos acontecimientos marcaron este arte: el mayo francés del ´68 y el grafiti neoyorquino de los ´70.

Grafiti hip hop – nacieron como dibujos adolescentes en barrios marginales como Harlem y el Bronx (NY). Aparecían en las paredes y en los vagones de los trenes y subtes. Los primeros eran, únicamente, el nombre o apodo del autor. Existen diversas letras, desde las Bubble Letters hasta las 3D. En Argentina, comenzó a popularizarse en los noventa. Hoy se los puede ver en vagones de trenes y subtes.

Stencil- Se utiliza una plantilla con diferentes dibujos y/o letras y se las rocía con aerosol sobre una pared para qe quede grabado el dibujo o mensaje. Es rápido y fácil. Al igual que el grafiti, es una práctica milenaria. En el Antiguo Egipto o en China se utilizaban plantillas de cuero o papel con las que se realizaban figuras para decorar paredes.

Stencil Argentino – Creció a partir de la crisis del 2001, con mensajes irónicos a políticos o estereotipos sociales. Desde la parodia “Hello Kirchner”, con un Kitty de mirada estrábica, pasando por Bush, El Eternauta y Mirtha Legrand, entre los favoritos.

Aquí les dejo algunos ejemplos de lo que pueden llegar a encontrar por las calles de Buenos Aires.

Las dos fotos siguientes fueron sacadas en el Centro Cultural Recoleta:

Graffiti de Toke (creo) en Aguirre y Bonpland:

Graffiti en una de las Esquinas de Avenida de Mayo gentileza de Akworld.net:

Graffiti sobre Ravignani entre Castillo y Loyola por Corona Chick:

Grafiti en Godoy Cruz y Honduras por Sonni:

Continuación de Grafiti anterior por Sonni:

Trabajo de Nómade en Centro Cultural:

lvaillard

Vida Surrealista de Un Viajante Sin Guía

13 comentarios en “Grafiti: arte urbano cuenta lo que las paredes callan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s