Floralis Genérica de Buenos Aires, creada inspirada en abejas, picaflores y mariposas

Generalmente las flores no me seducen ni me cautivan.

Sin embargo, el arquitecto Eduardo Catalano logró lo imposible con su Floralis Genérica, una flor de aluminio y acero inoxidable de 21 metros de alto y 18 toneladas programada para que abrir sus pétalos en la mañana con los primeros rayos del sol y cerrarlos de noche con la llegada de la luna.

La flor “es una síntesis de todas las flores y es a la vez una esperanza que renace cada día al abrirse,” dijo Catalano alguna vez.

Actualmente, los que observan esta obra plantada en la Plaza de las Naciones Unidas junto a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, ven una flor genérica como la que imaginan las abejas, picaflores y mariposas al buscar el polen.

Al ser tan genérica y tan única a la vez, Floralis Genérica logra seducir a su espectador con tanta originalidad.

La “Flor Gigante”, como la llaman los argentinos, es un increíble proyecto de ingeniería; un grandioso reto arquitectónico; una obra de arte que ha cambiado la fachada de la Avenida Figueroa Alcorta de Buenos Aires para siempre.

Seguime en:

Vida Surrealista de Un Viajante Sin Guía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s